SEARCH:
Banner
Home
Why Parents & Kids Talking?
Kids Questions
Parents Answers
Teaching Tools
Program Particulars
Healthy Hints
Resources
What's New
Parents' Answers

Bullet Tackling Tough Topics


Rebatiendo Temas Difíciles -
¿Qué tiene Dios que ver con la sexualidad?
.pdf Spanish Version >>

Una de las mejores maneras de prepararse para las preguntas de sus hijos sobre la sexualidad es repasar las enseñanzas del Papa Juan Pablo II en “La Teología del Cuerpo.” De 1979 a 1984 el Papa presentó 129 homilías que definen quienes somos y como debemos vivir. Su sabiduría comparte el verdadero significado del regalo que Dios nos dio, la sexualidad humana.

Preguntas sobre el sexo & Dios:

  • ¿Es la sexualidad buena o mala?  (pregunta #1)
  • ¿Acaso Dios piensa que la sexualidad humana es importante? ¿En caso de que sí,  por qué?
  • ¿ El sexo tiene algo que ver con la iglesia o con ser Cristiano?
  • Los adultos dicen que el sexo es una cosa maravillosa. ¿Entonces por qué ellos no quieren que nosotros lo experimentemos?
  • ¿Qué es lo que la Iglesia tiene contra la pornografía?

Preguntas para pedir AYUDA:

  • ¿Qué es lo que espera la Iglesia  de mí?
  • ¿Cómo se evita la tentación de sexo?
  • ¿Qué se puede hacer cuando se tienen deseos de tener sexo?
  • ¿Cuáles son algunas maneras para  evitar tener relaciones sexuales con otros?
  • ¿Dónde podemos obtener ayuda sobre la sexualidad y cómo evitar las relaciones sexuales?

¿Quiénes somos?

  • Dios nos creó a su imagen.
    «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza.» (Gén 1,26)
  • Nosotros somos las únicas criaturas terrenales que Dios creó a su imagen y semejanza.
  • Somos  personas - seres con mente y voluntad.
  • Somos diferentes a los animales porque podemos pensar y elegir.
  • El cuerpo es el signo físico de quien yo soy. El cuerpo refleja a la p ersona.
  • El cuerpo no puede separarse de la persona.
  • Nuestros cuerpos nos definen como personas únicas, lo que conocemos y elegimos.

¿Qué quiere Dios  que hagamos?

  • Estamos llamados para actuar como Dios, expresar el amor de Dios.
  • Estamos llamados a amar porque Él ama.
  • Amando como Dios ama, el placer no es el final.
  • El amor incluye el cuerpo porque el cuerpo es partícipe del amor espiritual.
  • Jesús revela como debemos amar. Su muerte en la cruz fue un regalo de sí mismo libremente dado. Para que un hombre y una mujer se amen el uno al otro como Jesús los ama, su unión sexual debe ser un regalo gratuito de sí mismo, dado de manera completa, fiel, y vivificador .
  •  Nuestros cuerpos pueden hacer el amor de Dios visible en nuestro mundo.

¿Por qué  creó  Dios dos sexos?

  • El Dolor a la Soledad -  «No es bueno que el hombre esté solo. Le daré, pues, un ser semejante a él para que lo ayude». (Gén 2,18 )
  • Dios creó al hombre y la mujer con cuerpos diferentes para que « los dos no formarán sino un solo ser”. (Ef 5,31) Los cuerpos del hombre y la mujer  no tienen sentido separados.
  • Los cuerpos del hombre y de la mujer fueron creados para expresar este acto de amor.
  • La necesidad para ser uno no es sólo una necesidad física; ni un montaje de partes.
  • El deseo de cada hombre y cada mujer está inspirado por Dios para que ambos puedan compartir su amor mutuo. La perspectiva total es amarse uno al otro como Dios nos ama.
  • Cuando un hombre y una mujer se entregan por completo, no sólo es un acto biológico sino también la unión de lo más profundo del ser humano.
  •  «Los dos estaban desnudos, hombre y mujer, pero no sentían vergüenza». (Gén 2,25) Cuando se usa el don de la sexualidad como Dios quiere - amar al otro más que a ti mismo, ser fiel a esa persona para toda la vida y estar abierto a la creación de una nueva vida - no es vergüenza

¿Qué es lo más extraordinario de un matrimonio?

  • El hombre y la mujer son hechos para amar y dar vida en su unión.
  • El matrimonio es la institución natural que hace esto. Proporciona la gracia  sacramental para apoyar a los padres en su compromiso perpetuo y los hijos que ellos puedan tener.
  • El esposo y la esposa se entregan en cuerpo y alma a través de actos que son apropiados y exclusivos para su cónyuge.
  • Cuando amamos como Dios nos lo pide y somos amados de igual forma, este amor revela al  mundo no solamente como se ama la pareja si no también como Dios nos ama.
  • El vínculo de un hombre y una mujer en el matrimonio es una unidad de personas. Refleja la unidad de la Trinidad.

La crisis en nuestra cultura, el mal uso y abuso de la sexualidad

  • Escuche los mensajes detrás del lenguaje callejero.
  • Las personas son usadas solo para la satisfacción de cada uno.
  • Si hacemos algo al cuerpo de alguien, le estamos haciendo algo a la persona.
  • Si usted utiliza el cuerpo de alguien, usted está utilizando a la persona.
  • Cada persona es “un pedido especial.” Cada uno de nosotros es único.
  • Los seres humanos tienen una dignidad y valor mayor que cualquier cosa  en la tierra.
  • La pornografía miente sobre el significado del cuerpo. Retrata el cuerpo para incitar la lujuria, es decir, desear la actividad sexual buscando solamente un placer egoísta.  Degrada a la persona. La mujer permite ser usada y el hombre la usa.
  • En lugar de un amor desinteresado, el hombre y la mujer buscan una versión torcida del amor, dejándose ser usados, dominados o manipulados

¿Cuál es la respuesta de Dios para nuestro mundo?

  • «Felices los de corazón limpio, porque verán a Dios». La pureza del corazón nos permite ver el rostro de Cristo en cada persona; para verla como persona, no como algo que puede ser usado.
  • La bondad y la belleza de Dios todavía están dentro de nosotros. Estamos llamados a salvar esta visión. Esta visión puede ser experimentada, no perfectamente, pero progresivamente con la ayuda de Dios.
  • La modestia, mostrando respeto a nosotros mismos y a otros en la manera que hablamos y vestimos, nos protege de la lujuria.
  • Lujuria, el deseo desenfrenado para la satisfacción sexual, altera nuestras intenciones y muestra forma de ver a otras personas.
  • El Papa Juan Pablo II nos llama a experimentar una victoria por encima de la lujuria, ser purificados de la lujuria. Somos llamados a vivir moralmente, ser atraídos por lo que es bueno,  no sólo seguir las reglas.
  • El “Poder del Evangelio” - cuando Dios penetra el corazón humano, no hay ninguna imposición porque ya no deseamos pecar. San Pablo nos dice, «Porque la ley del espíritu que da la vida en Cristo Jesús te liberó de la ley del pecado y de la muerte». (Rom 8,2)
  • Cristo nos llama a hacer lo que no podemos hacer solos. San Pablo nos dice, «... pues cuando estoy débil, entonces es cuando soy fuerte». (2 Co 12,10) Para reconocer nuestra ineficacia para vivir como fuimos llamados, el poder del Espíritu Santo se hace parte de nuestras vidas. El Espíritu Santo nos permite que hagamos lo que creemos que no podemos hacer.

Mary Lee O’Connell, CRNP - 8/04